2.1—Cualquier inserción de ADN puede causar una mutación


Cualquier inserción de ADN a los cromosomas puede afectar los genes.

Vease alegatos falsos de la Ruleta Genética al final de la página.

Análisis de la comunidad experta científica

Es totalmente cierto que el cruce de cultivos cambia el ADN. De hecho, el propósito de los programas de cruce y mejoramiento – es crear diferencias en el ADN. Los activistas que se oponen a los cultivos GM constantemente enfatizan los efectos dañinos potenciales de las inserciones al ADN y la presencia potencial de múltiples fragmentos de nuevo ADN en una planta transformada.  Existen varios problemas con estas aserciones:

1) Las cromosomas de una planta han sufrido varios trastornos estructurales de ADN en el transcurso de los últimos años y hoy en día durante cada estación en donde las plantas se cultivan en el campo; 2) Todas las tecnologías de mejoramiento producen varios cambios y trastornos a la estructura de los cromosomas de la planta; 3) Las técnicas convencionales de mejoramiento, aceptadas como seguras por todos, causan más trastorno genético que aquellas introducidas por ingeniería genética. Las plantas resultantes no son sometidas a pruebas extensas por cambio genético ni por atributos de inocuidad utilizando los estándares rigorosos aplicados a las plantas genéticamente diseñadas.

Los productores de plantas convencionales muy rara vez han producido nuevas variedades de cultivos que causan problemas, tal como apio que causa sarpullido en la piel o papas que son potencialmente tóxicas. Estos eventos inoportunos son tan escasos y resueltos tan fácilmente que casi nadie los ha escuchado. La probabilidad de que un cultivo genéticamente diseñado presentara este tipo de problemas es casi nula debido a que se someten a un escrutinio minucioso. Cualquier problema que ocurriera seria ciertamente eliminado antes de que llegara al mercado.

La Ruleta Genética es totalmente irrealista con respecto a los riesgos de las inserciones de ADN. La Comisión Europea ha concluido que los alimentos biotecnológicos/GE son menos seguros que los alimentos convencionales: “El uso de tecnología más precisa unido a un escrutinio regulador más intenso, probablemente  lograrían que fueran más seguros que los alimentos y plantas convencionales; ninguno ha aparecido hasta el momento – estos deben detectarse rápidamente por nuestros requisitos de monitoreo. Por otra parte, los beneficios de estas plantas y productos para la salud humana y el ambiente se están viendo con más claridad.” (Comisión Europea 2001)

1. La inserción transgénica puede ciertamente causar mutaciones y eliminar genes o cambiar la forma de expresión de los genes.

 La Ruleta Genética no le informa al lector que las otras formas de mejoramiento convencional también crea una mayor cantidad de inserciones de ADN a los cromosomas – en una mayor cantidad que cuando un solo fragmento de ADN se inserta en la producción de una planta transgénica utilizando ingeniería genética. Además, alteraciones aleatorizadas de ADN pueden ocurrir en plantas salvajes debido a la exposición de las plantas a la radiación en campos y pastos, infección por virus, movimiento de parásitos de ADN, etc.  Por ejemplo, se han encontrado semillas de soya que crecen en campos con alteraciones al color de la flor causado por trastornos al cromosoma del mismo que afectaron los genes responsables por la formación de pigmento (Zabala, Vodkin 2008).  Muchas flores ornamentales muestran transformaciones causadas por trastornos genéticos. Las semillas de maíz suelen mostrar cambios en la coloración o patrones de mota que resultan de reagrupaciones cromosomáticas o trastornos a los genes responsables por el color de la semilla (Fedoroff 1989) e al inspeccionar directamente la secuencia del ADN en el maíz, se confirma la idea de que los cromosomas del maíz sufren varios trastornos durante la evolución (Comunicado de prensa de la Universidad de Rutgers, 4 de octubre, 2006). Hay miles de trastornos en los cromosomas identificados de los genomas del arroz que son causados por parásitos perjudiciales de ADN. (Jiang et al. 2004). Estas variaciones comunes no son peligrosas debido a que nunca se ha demostrado que un efecto dañino sea el resultado de una alteración al ADN en un alimento o alimento para consumo animal  (Bejarano et al. 1996; Harper et al. 2002; Rutgers University 2006; Dooner y Weil 2007; Lisch 2005).

2. Los desarrolladores de plantas transgénicas buscan plantas que tienen una sola inserción génica limpia y completa.

No hay evidencia científica que múltiples inserciones de ADN transgénico causa efectos adversos. A pesar de esto, los cultivos de alimentos transgénicos que contienen más de una sola inserción ya no se envían a las autoridades regulatorias para que sean aprobados. Los investigadores generalmente pueden encontrar plantas transgénicas con una sola inserción funcional.

3. Las variedades extrañas se eliminan en un intensivo proceso de selección utilizado en el desarrollo de cultivos genéticamente diseñados.

 A cada paso del desarrollo de plantas transgénicas, los mejores son seleccionados entre miles de plantas. Estos suelen parecerse a la variedad al cual el ADN fue insertado.  Además, cuando una planta genéticamente transformada es seleccionada para mayor desarrollo (y puede ser seleccionada de cientos de candidatos potenciales), esta se somete a una batería de pruebas de inocuidad para asegurar que no hayan surgido cambios adversos no intencionados (Kuiper et al. 2001; McHughen 2000, Tribe 2008.)  Las agencias regulatorias requieren datos que demuestran que la modificación genética es firmemente heredada y que se caracteriza plenamente para demostrar que no interrumpe otras funciones genéticas en la planta transformada.

4. Mejoramiento convencional de plantas mezcla el AND más que la inserción transgénica.

 La investigación genética moderna demuestra que los genes y fragmentos más grandes de ADN frecuentemente son eliminados, insertados, reorganizados y mutados en los cromosomas durante el mejoramiento convencional de las plantas. La magnitud de estos cambios no predecibles e inesperados excede el número más limitado de cambios creados por una inserción transgénica  (Batista et al.; 2008 Baudo et al.; 2006 Shirley et al. 1992). A pesar de todas las declaraciones alarmistas sobre el peligro de la inserción génica y el reordenamiento aleatorio de genes (gene shuffling), los múltiples trastornos y aleatorios del ADN que han ocurrido históricamente durante el desarrollo de cultivos y entre variedades de plantas salvajes nunca han sido asociadas con resultados adversos (Bejarano et al. 1996; Harper et al. 2002; Tanne, Sela 2005;Tribe 2008).

5. La evolución es un proceso natural que causan cambios continuos en el ADN.

Es fácil de pensar en la evolución como algo que ocurrió en el pasado. Los procesos que impulsan la evolución (mutación ADN, translocaciones, fusiones génicas, etc.) se lleva a cabo en la actualidad. Cada especie de planta que consumimos no tiene solo una secuencia genética rígidamente fija. Hay muchas diferencias en el ADN de las distintas variedades de trigo, arroz, maíz y otros cultivos comunes. Ya se han presentado ejemplos de dichas diferencias en el No. 1 anterior. Sin embargo, se podrían presentar muchos más ejemplos. Akio Kato y sus colegas han demostrado que, al utilizar cepas de color para pintar los cromosomas en los sitios en donde ocurre un cambio en el ADN de las distintas variedades de maíz, los mismos cromosomas son muy distintos el uno del otro. La tinción de los cromosomas de maíz ayuda a visualizar las grandes diferencias entre las variedades cultivadas que pueden observarse directamente en las células divisorias de la raíz de la planta (Kato et al. 2004).

El mismo laboratorio ha demostrado que el tráfico de ADN de las organelas de las células al núcleo suele perturbar permanentemente el ADN nuclear por inserción accidental de un nuevo ADN a los cromosomas del maíz (Lough et al. 2008). De la misma forma, en papaya y otras plantas, el ADN de los cloroplastos perturban la estructura del cromosoma por inserción accidental a ubicaciones nuevas (Ming et al. 2008). Estos son solo algunos ejemplos del tráfico constante del ADN a nuevas ubicaciones durante la evolución. Una fuente de bastante cambio genético en las plantas es la combinación de genomas completos de dos especies de plantas distintas para formar un poliploide, es decir, posesión de varios grupos de cromosomas.  Los poliploides generalmente se forman por polinización cruzada entre dos especies de plantas distintas. La mayoría de personas desconoce que dicha polinización cruzada ocurre frecuentemente en hábitats naturales y que la mayoría de los cultivos alimenticios son poliploides (Leitch, Leitch 2008).

Cuando una planta poliploide de un cultivo, tal como el trigo está recién formado, ocurren cambios genéticos adicionales perturbadores (Kashkush et al. 2002). El hecho de agrupar grupos completos de cromosomas que nunca antes han sobrevivido en el mismo organismo para crear un nuevo cultivo poliploide seguido por cambios genéticos adicionales que ocurren después de que dos distintos grupos de distintos cromosomas se combinan, es una invasión más radical para el genoma de una planta que los cambios relativamente conservadores realizados por ingenieros genéticos cuando agregan un solo transgen. Los resultados han demostrado su inocuidad y el gran beneficio que representa para los seres humanos.  Los productores de plantas utilizan los resultados de la evolución como su punto de partida. La cantidad de trastornos genéticos de cromosomas que han ocurrido durante la evolución están presentes en variedades de cultivos convencionalmente cruzados debido a que los productores utilizan un rango amplio de variedades de plantas para lograr cruzar las plantas. El límite de trastorno genético inesperado en cultivos alimentarios de esta fuente de cambio genético es mayor que el trastorno al genoma de la planta causado por la ingeniería genética.

Referencias

Batista R et al. (2008). Microarray analyses reveal that plant mutagenesis may induce more transcriptomic changes than transgene insertion. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 105(9): 3640–3645.

Baudo MM, Lyons R, Powers S, Pastori GM, Edwards KJ, Holdsworth MJ, Shewry PR (2006). Transgenesis has less impact on the transcriptome of wheat grain than conventional breeding. Plant Biotechnol J. 2006 Jul;4(4):369-80

Bejarano ER et al. (1996). Integration of multiple repeats of geminiviral DNA into the nuclear genome of tobacco during evolution. Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 93:759–764. www.pnas.org/content/93/2/759.

Dooner HK and Weil CF (2007). Give-and-take: interactions between DNA transposons and their host plant genomes. Current Opinion in Genetics & Development 2007, 17:486–492.

European Commission (2001). Press Release of 8 October 2001, announcing the release of 15 year study incl 81 projects/70M euros, 400 teams. (European Commission (2001). Press Release of 8 October 2001, announcing the release of 15 year study incl 81 projects/70M euros, 400 teams. European Commission (2001). Press Release of 8 October 2001, announcing the release of 15 year study incl 81 projects/70M euros, 400 teams. ec.europa.eu/research/fp5/eaggmo.

html ec.europa.eu/research/fp5/pdf/eag-gmo.pdf

Fedoroff NV (1989). Maize transposable elements. In Mobile DNA. Editors Douglas E Berg and Martha M Howe. American Society for Microbiology Harper G et al. (2002). Review. Viral sequences integrated into plant genomes. Annual Review of Phytopathology 40:119–36.

Jiang N et al. (2004) Pack-MULE transposable elements mediate gene evolution in plants. Nature 431, 569-573.

Kashkush K et al. (2002). Gene loss, silencing and activation in a newly synthesised a wheat

allotetraploid. Genetics 160:1651-1659.

Kato A et al. (2004). Chromosome painting using repetitive DNA sequences as probes for omatic chromosome identification in maize. Proceedings of the National Academy of Sciences of the USA 101(37): 13554-13559 www.pnas.org/content/101/37/13554

Kuiper HA, Kleter GA, Noteborn HPJM, and Kok EJ (2001). Assessment of the food safety issues relating to genetically modified food.The Plant Journal 27;6):503-526. Perhaps the best scientifically professional introduction to the topic of genetically modified food safety. Free access at www3.interscience.wiley.com/journal/118986104/abstract?CRETRY=1&SRETRY=0

Leitch AR, Leitch IJ (2008). Genome plasticity and the diversity of polyploid plants. Science 320:481-483.

Lisch D. (2005). Pack-MULEs: theft on a massive scale. Bioessays 27:353-355.

Lough A et al. (2008) Mitochondrial DNA transfer to the nucleus generates extensive insertion site variation in maize. Genetics, 178: 47-55 doi:10.1534/genetics.107.079624-

McHughen A (2000). A Consumer’s guide to GM food: From Green Genes to Red Herrings. (Published as Pandora’s Picnic Basket in the USA). Oxford. Se considera uno de los mejores libros para el lector general que informa sobre la inocuidad de los alimentos GM.

Ming R et al. (2008). The draft genome of the transgenic tropical fruit tree papaya (Carica papayaLinnaeus). Nature 252:991-997, Rutgers University Press Release (4th Oct 2006). Genome archaeology illuminates the genetic engineering debate. www.eurekalert.org/pub_releases/2006-10/rtsu-gai100306.php accessed Dec 11 2008. A summary of Bruggmann et al. Genome Research 16:1241-1251.

Shirley BW et al. (1992). Effects of ionizing radiation on a plant genome: analysis of two Arabidopsis transparent testa mutations. The Plant Cell 4, 333-347.

Tanne E, Sela I (2005). Occurrence of a DNA sequence of a non-retro RNA virus in a host plant genome and its expression: evidence for recombination between viral and host RNAs.Virology.332(2):614-22.

Tribe D (2008). Blog posting. Gene-chips prove transgenes are clean genes. gmopundit.blogspot.com/2008/07/gene-chips-prove-transgenes-are-clean.html

Tribe D (2008 a). Blog posting. Safety, safety, safety, and more GM food safety. The Food and Chemical Toxicology Sextet. gmopundit.blogspot.com/2008/06/safety-safety-safety-and-moregm-food.html.

Zabala G, Vodkin L.(2008). A putative autonomous 20.5 kb-CACTA transposon insertion in an F3′H allele identifies a new CACTA transposon subfamily in Glycine max. BMC Plant Biology. Research article Open Access www.biomedcentral.com/1471-2229/8/124.

La Ruleta Genética falsamente alega:

Genes extraños perturban el ADN en el lugar de inserción.

1. Cuando los genes se insertan aleatoriamente al ADN, su ubicación puede influenciar su función, así como la función de los genes naturales.

2. Las “mutaciones de inserción” pueden reagrupar, borrar o reubicar el código genético cerca de la ubicación de inserción.

3. La evaluación de las ubicaciones de inserción han demostrado la reubicacion de hasta 40.000 pares base de ADN, la mezcla de un ADN extraño y huésped, deleciones en grande escala de más de una docena de genes y múltiples inserciones aleatorias de fragmentos de ADN.

La Ruleta Genética demuestra los peligros potenciales de la inserción de ADN a cromosomas.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*