2.4—Los promotores son herramientas precisas


El promotor que se inserta para activar genes específicos no puede “accidentalmente” activar genes dañinos.

Vease alegatos falsos de la Ruleta Genética al final de la página.

Análisis de la comunidad experta científica

Este alegato de Smith no esta fundamentado, ya que utiliza un ejemplo de terapia génica en humanos que no ha sido suficientemente analizado. La terapia génica en humanos es otro campo distinto a la ingeniería vegetal e irrelevante a la inocuidad alimentaria. Este es un ejemplo de cómo Smith crea el argumento del “espantapájaros”.  La  terapia  génica es una intervención médica deliberadamente invasiva utilizada para salvar la  vida de las personas que sufren enfermedades terminales, tales  como el cáncer. La manipulación genética de plantas no involucra inyectar genes perjudiciales en humanos. Las plantas genéticamente manipuladas son perfectamente normales y las plantas genéticamente trastornadas no serían de utilidad para los agricultores. Es imposible que los genes colocados en plantas invadan el organismo humano. Tal como el tracto digestivo, los alimentos  se digieren a un líquido no dañino antes de que el cuerpo lo utilice como nutrientes sin la interferencia posible de genes funcionales. 

Los cultivos que contienen promotores han sido usados en la agricultura por años con varios resultados positivos, tales como uso reducido de plaguicidas sintéticos, contaminación reducida y niveles menores de toxinas naturales que podrían ser dañinas. Por otra parte, varios cultivos que han evolucionado naturalmente han producido enfermedades mortales y sustancias tóxicas. De hecho, al insertar promotores, hay un nivel mayor de control sobre la producción de la planta, más de lo que es posible por el mejoramiento convencional y, al fin y el cabo, esto significa que es más seguro para el consumo humano. La agricultura ha utilizado tecnologías de mejoramiento selectivo por miles de años; las tecnologías de modificación genética son sencillamente herramientas muy especializadas para minimizar mutaciones no deseadas.

1. Las secuencias de ADN insertadas en las plantas contienen componentes de promotores que aseguran que solo se expresen los genes insertados.

Cada gen que es genéticamente diseñado, se concibe con un mecanismo de inocuidad que impide la activación accidental de otros genes cercanos. Smith presenta la inquietud sobre la actuación casi continua de los promotores de primera generación y piensa que serán activados por los genes vecinos. Smith, tampoco le informa al lector que cada transgen que se inserta también tiene un mecanismo o especie de interruptor de desactivación permanente que está diseñado como parte del ADN. Este mecanismo de “desactivación” asegura que después de que el promotor se activa y permite que el gen deseado realice su trabajo, la activación accidental de otros genes no ocurrirá. 

 La Ruleta Genética, afirma que los promotores de primera generación están activados la mayoría del tiempo y no menciona que se utilizan “activadores” más modernos, los cuales son mucho más selectivos. Esto permite una mayor garantía que los genes no-intencionados  no serán activados accidentalmente. Muchos de estos nuevos y distintos promotores se utilizan en la actualidad (Lemaux 2008, Section 3.12.). Por ejemplo, en canola (Brassica napus y Brassica campestris) diseñado para tener una composición de aceite distinto, se ha utilizado un promotor nativo de la proteína de almacenamiento de la planta Brassica. (Radke et al. 1988), lo que da un control más preciso sobre la actividad de los transgenes al limitar su actividad a las semillas que producen el aceite.

2. No hay evidencia para apoyar las especulaciones salvajes de La Ruleta Genética con respecto a la  activación accidental de genes peligrosos.

El promotor al cual Smith se refiere como el 35S no activa genes cerca de su punto de inserción (El Ouakfaoui y Miki 2005). El hecho de que Smith no alerte al lector sobre estudios claves en este campo debe, alertar al lector sobre la falta de honestidad científica del autor. El argumento hipotético de Smith describe un escenario de promotores de transgenes vegetales que activan los genes que codifican toxinas o carcinógenos – nunca ha sido reportado de haber ocurrido. De hecho, es muy poco probable que ocurriera del todo. Pero más importante aún, si se expresan genes que tienen un efecto adverso sobre la planta o que cambia su composición, eso se detectaría en el análisis de inocuidad de cultivos  genéticamente diseñados. Las evaluaciones de inocuidad se aplican de rigor a todos los cultivos genéticamente diseñados para alimento ya sea de consumo animal o humano. Hay al menos 290 estudios científicos publicados que investigan y documentan la inocuidad de alimentos  genéticamente modificados. (Tribe 2009).

3. No hay ninguna diferencia entre la inserción del promotor 35S al ADN y su entrega por parte de virus comunes de plantas que se encuentran en el campo.

En la naturaleza, los genes de virus suelen encontrarse en el ADN vegetal. Por ejemplo, ADN de virus vegetal ha sido hallado en bananas, plátanos, tomates, papas, arroz, vid y tabaco (Bejarano et al. 1996; Harper et al.2002; Mette et al. 2002; Staginnus, Richert-Pöggeler 2006; Tanne, Sela 2005). El promotor 35S tuvo su origen en el virus de mosaico de la coliflor. De igual manera se encuentra virus ADN en los genomas de muchas plantas que nunca han estado en un laboratorio de ingeniería genética.  Dada la abundancia de virus de plantas que portan promotores tal como el promotor 35S y su presencia como inserciones de ADN en cromosomas, es probable imaginar que los virus comunes de las plantas podrían causar todos los efectos nocivos descritos por Smith para el promotor 35S. Al rechazar esta posibilidad, Smith hace un error científico y alega que los virus relacionados al virus de mosaico de la coliflor no pasan por el núcleo de la célula de la planta cuando se multiplican dentro de las plantas. No obstante, una parte esencial de su ciclo de vida es pasar por el núcleo.  Esto da suficientes oportunidades para insertarse accidentalmente en las cromosomas de las plantas y en donde suelen encontrarse como inserciones de ADN (Hass et al. 2002). Para resumir, los “accidentes” descritos por Smith ocurren en la naturaleza. Irónicamente, la tecnología GM ayuda a controlar dichos “accidentes”.

 

4. Sea que se insertaron por evolución natural o a través de la tecnología GM, el ADN viral en los genomas vegetales no causa problemas.

Las implicaciones de bioinocuidad de las inserciones de ADN viral actuales en los cromosomas vegetales no se han discutido de una manera científica revisada por Glyn Harper y colegas en el 2002 (Harper et al. 2002) quienes demuestran que no hay problemas asociados con fragmentos de virus insertados en cromosomas.

También vease:

2.3 Expresión génica

5.9 Transferencia de genes virales al intestino

6.5 Los cultivos resistentes a enfermedades son inocuos para los humanos

Referencias:

Bejarano ER et al. (1996). Integration of multiple repeats of geminiviral DNA into the nuclear genome of tobacco during evolution. Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 93:759–

764. www.pnas.org/content/93/2/759. Este evento imita la incorporación transgénica artificial al genoma de la planta. Hay múltiples copias de ADN viral en tabaco. Su similitud al ADN viral original es convincente. Las plantas de tabaco se regeneran fácilmente de fragmentos de tejido. Esto podría explicar  la incorporación del ADN viral a la línea germinal. El tabaco también tiene ADN bacteriano insertado en su genoma de Agrobacterium

El Ouakfaoui S, Miki B(2005). The stability of the Arabidopsis transcriptome in transgenic plants expressing the marker genes nptII and uidA. Plant J. 41(6):791-800. Strong promoters in the transgenes did not affect the other plant genes in this comprehensive survey of gene activity.

Harper G et al. (2002). Review. Viral sequences integrated into plant genomes. Annual Review of Phytopathology 40:119–36. Grandes cantidades de virus hallado dentro de los cromosomas de las plantas que comemos.

Hass M et al. (2002). Review: Cauliflower mosaic virus: still in the news. Molecular Plant Pathology. 3(6): 419–429. Description of the virus from which the S35 promoter used in the first generation of GM plants was obtained.

Hull R, Covey S and Dale P (2000). Genetically modified plants and the 35S promoter: assessing the risks and enhancing the debate. Microbial Ecology in Health and Disease 12, 1–5

Lemaux P (2008). Section 3.12. Do viral sequences used in plant genetic engineering create a human health risk? In Review: Genetically engineered plants and foods: a scientist’s analysis of the issues

(Part I). Annual Review Plant Biology 59:771–812.

Mette MF et al. (2002). Endogenous viral sequences and their potential contribution to heritablevirus resistance in plants. The EMBO Journal 21(3):461-469.

Radke SE et al. (1988). Transformation of Brassica napus L. using Agrobacterium tumefaciens: developmentally regulated expression of a reintroduced napin gene. Theor. Appl. Genet. 75:685–94

Staginnus C, Richert-Pöggeler KR (2006) Endogenous pararetroviruses: two-faced travelers in the plant genome. Trends Plant Sci. 11(10):485-91. Describe la secuencia viral encontrada en los genomas vegetal que comemos casi todos los días.

Tanne E, Sela I (2005). Ocurrencia de una secuencia de ADN de un virus ARN no- retroviral en el genoma de una planta hospedera y su expresión: evidencia de recombinación entre ARN viral y huesped.

Virology.332(2):614-22.

Tribe D (2008). Blog posting. Gene-chips prueban que los transgenes son limpios//gmopundit.blogspot.com/2008/07/gene-chips-prove-transgenes-are-clean.html consultado 11 diciembre, 2008.

Tribe D (2009). Blog posting. 290+ published safety assessments on GM foods and feeds.http://gmopundit.blogspot.com/2007/06/150-published-safety-assessments-ongm.html consultado 16 de mayo, 2010

La Ruleta Genética falsamente alega:

El promotor podría accidentalmente activar los genes dañinos.

1. Los promotores son interruptores que activan los genes.

2. El promotor usado en casi todos los cultivos GM está diseñado para activar permanentemente los genes extraños en nivel alto de salida.

3. Aunque los científicos recalcan que el promotor solo activaría un gen extraño, podria accidentalmente encender otros genes de genes vegetal- permanentemente.

4. Estos genes podrían sobreproducir un alérgeno, toxina, carcinógeno o anti-nutriente, todos los reguladores que bloquean otros genes.

Smith presenta la posibilidad de que el promotor [vease definición abajo] pueda accidentalmente activar los genes dañinos y permanentemente producir alérgenos, toxinas, carcinógenos o químicos vegetales que podrían interferir con el consumo de nutrientes.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*