2.5—Los promotores pueden insertarse naturalmente al ADN


El mecanismo de “activación” del promotor transgeno usado en la ingeniería genética vegetal proviene de un virus de planta que se distribuye ampliamente en plantas y se sabe que suele insertar su ADN en genomas de plantas.

Vease alegatos falsos de la Ruleta Genética al final de la página.

Análisis de la comunidad experta científica

La Ruleta Genética sugiere que los genes de virus de plantas silenciosos enterradas en los genomas de plantas son un potencial desastre. La Ruleta Genética nunca describe lo que podría ser este desastre ni cita fuentes científicas para informar al lector sobre lo que podría ser.  Esta sección es una tormenta en un vaso de agua ya que de acuerdo con la literatura científica, ningún virus portado dentro de un genoma de planta ha causado un daño a seres humanos. Ningún virus de planta ha causado enfermedad o ha infectado a humanos. El mecanismo de activación tal como el promotor 35 S se utiliza en varios cultivos transgénicos comerciales – el virus del mosaico de la coliflor tiene una “señal de activación”, tal como lo sugiere el nombre. Este tipo de virus infecta un amplio rango de cultivos de la familia del repollo, incluyendo coliflor y col de bruselas. Este virus pertenece a un grupo común de virus vegetales que usan el núcleo de las células de la planta como base para crear más partículas de virus.

La discusión presentada en la Ruleta Genética  en la Sección 2.5 es la continuación de la sección previa 2.4. Un error científico sobre la biología del virus en la sección anterior aplica también a la Sección 2.5.  Jeffrey Smith asume que debido a que el virus no necesariamente tiene que insertar su ADN al genoma de la planta para multiplicarse, nunca lo harían. Pero Smith se equivoca en aceptar consejo científico incorrecto. Este virus siempre se replica por medio de un núcleo celular y ocasionalmente inserta fragmentos de ADN del virus a los cromosomas de la planta por accidente, aparentemente. Por ende, muchos cultivos de alimentos incluyendo papa, tomate, banano y arroz tienen fragmentos parecidos al virus del mosaico de la coliflor en sus genomas. El ser humano no ha sufrido ningún daño al consumir los alimentos insertados con fragmentos parecidos al virus del mosaico de la coliflor en sus genomas y no han desencadenado la producción de virus que causan daño al ser humano. Su inocuidad comprobada es una indicación realista de que estos peligros hipotéticos no son significativos para los seres humanos.

Tenemos un historial de uso inocuo con dichos alimentos. Repetimos, esta sección es una tormenta en un vaso de agua. Los eventos inusuales postulados por Jeffrey Smith son similares a los accidentes de la evolución que han ocurrido con las plantas por millones de años. Son eventos que ocurren con poca frecuencia y que involucran virus que no causan daños ni infecta a humanos. También estarían menos propensos a afectar seres humanos porque a diferencia de la naturaleza aleatoria de la evolución, las  nuevas  variedades transgénicas, dado el diseño cuidadoso de sus inserciones ADN están sujetas a un intenso escrutinio regulatorio para asegurar que no ocurran resultados peligrosos.

1. La  especulación de Smith con respecto a la  activación del virus  por los promotores trasgenicos es muy generalizada y sin ningún ejemplo específico relacionado a plantas.

2. Los fragmentos de ADN de los pararetrovirus están ampliamente presentes en la papa, tomate, banano, plátano, arroz y otros genomas vegetales. El precursor del promotor 35S utilizado para impulsar múltiples transgenes de primera generación es un segmento de ADN de un virus del mosaico de la coliflor que es un pararetrovirus (Hass M et al. 2002, Hull et al. 2000). Smith no menciona  aquí que las múltiples inserciones de ADN derivadas de otros pararetrovirus han sido halladas ampliamente distribuidos en los cromosomas de distintas plantas, incluyendo cultivos de papa, tomate, banano y arroz (Gayral et al 2008, Harper et al. 2002, Hansen et al. 2005, Staginnus, Richert-Pöggeler 2006, Staginnus et al. 2007). Las inserciones aparecen con tal frecuencia en materia vegetal que no es confiable utilizar la detección química del promotor 35S como una manera de identificar cultivos genéticamente modificados. Esta dificultad se debe al hecho que los  fragmentos de ADN de los pararetrovirus, que se encuentran fácilmente en cultivos no-GM, pueden reaccionar de una manera similar en pruebas de ADN utilizadas para detectar si un cultivo tiene el promotor 35S.  El ciclo de vida de los pararetrovirus incluye una etapa obligatoria en donde pasan a través del núcleo – lo que les da suficiente oportunidad para insertarse en los cromosomas (Hass et al.2002). Los pararetrovirus son distintos de los retrovirus que infectan humanos y animales porque  tienen el ADN dentro de su partícula viral y no el ARN. También son distintos de los retrovirus de animales por el hecho de que no tienen inserción obligatoria del ADN a los  cromosomas de la célula como un paso en su ciclo de vida. La Ruleta Genética ha confundido esta falta de inserción obligatoria para significar que la  inserción de cromosomas nunca ocurre. La realidad es que estos virus ocasionalmente insertan su ADN a los cromosomas accidentalmente. Smith no menciona ninguno de estos aspectos bien establecidos de la biología de los pararetrovirus.

3. La baja frecuencia de activación de otro virus de plantas por promotores transgénicos sería similar a eventos poco frecuentes que ocurren en todas las  plantas.

Smith discute los peligros potenciales de eventos que son poco frecuentes si otros virus de plantas fueran activados accidentalmente por el ADN transgénico que contiene el promotor 35S y no considera los eventos análogos que podrían ocurrir como consecuencia de las inserciones ya conocidas del ADN de otro pararetrovirus en plantas que no son genéticamente manipuladas. Una activación hipotética similar de virus de plantas podría ocurrir durante el reordenamiento (scrambling) ocasional de cualquier planta que crece en el campo cuando los cromosomas se dañan como consecuencia de radiación y otros procesos que continuamente trastornan la estructura del cromosoma. Las inserciones genéticamente diseñadas están sujetas a escrutinio regulatorio. Sin embargo, los trastornos frecuentes del ADN en plantas no-GM  no están regulados. Los virus de plantas que ocurren como resultado no infectan a los humanos.

Vease también:

2.4 Promotores

Referencias:

Gayral P and other (2008). A single Banana streak virus integration event in the banana genome as the origin of infectious endogenous pararetrovirus. J Virol. 82(13):6697-710.

Harper G et al. (2002). Review. Viral sequences integrated into plant genomes. Annual Review of Phytopathology 40:119–36. Numerous bits of viruses are found inside the chromosomes of plants that we eat.

Hansen CN, Harper G, Heslop-Harrison JS (2005). Characterisation of pararetrovirus-like sequences in the genome of potato (Solanum tuberosum). Cytogenet Genome Res. 2005;110(1-4):559-65.

Hass M et al. (2002). Review: Cauliflower Mosaic Virus: Still in the News. Molecular Plant

Pathology. 3(6): 419–429. Descripción del virus desde el cual se obtuvo el promotor 35S utilizado en la primera generación de plantas GM.

Hull R, Covey S and Dale P (2000). Genetically modified plants and the 35S promoter: assessing the risks and enhancing the debate. Microbial Ecology in Health and Disease 12, 1–5

Staginnus C, Richert-Pöggeler KR (2006). Endogenous pararetroviruses: two-faced travelers in the plant genome. Trends Plant Sci. 11(10):485-91.

Staginnus C et al. (2007). Endogenous pararetroviral sequences in tomato (Solanum lycopersicum) and related species. BMC Plant Biol. 7:24.

Tribe D (2008). Blog posting. Gene-chips prove transgenes are clean genes (Los gene-chips comprueban que los transgenos son genes limpios). gmopundit.blogspot.com/2008/07/gene-chips-prove-transgenes-are-clean.html

La Ruleta Genética falsamente alega:

1. Cuando ciertos virus infectan organismos, se dividen dentro del ADN del huésped.

2. Estas secuencias virales embebidas pueden transferirse a las  futuras generaciones y hasta heredada por futuras especies.

3. La mayoría de secuencias virales embebidas se mutan a lo largo del tiempo. Pero algunos pueden permanecer intactos sin que se activen.

4. Si el promotor GM se inserta en la zona del virus durmiente, este podría activarse, dando como resultado la producción del virus y una catástrofe potencial.

La Ruleta Genética menciona en esta sección que prácticamente todos los organismos tienen genes virales silenciosos embebidos en sus cromosomas. Smith imagina que el mecanismo de “activación” utilizado para impulsar la expresión de rasgos genéticamente diseñados tiene una baja probabilidad de activar los virus silenciosos. Segun Smith esto podría “producir virus potencialmente peligrosos”.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*