2.7—ADN móvil impulsa la evolución


El movimiento de ADN móvil es un impulsador primordial de la  variabilidad de los cromosomas.

Vease alegatos falsos de la Ruleta Genética al final de la página.

Análisis de la comunidad experta científica

La mayoría de los cambios que ocurren en los cromosomas de la planta durante su evolución se generan por el reordenamiento dinámico del ADN de la planta dirigido por ADN parasítico móvil. Los genomas típicos de plantas podrían contener aproximadamente 90% de su ADN como remanentes del movimiento pasado y la multiplicación de ADN móvil, lo que refleja la enorme cantidad de multiplicación de ADN móvil que ocurre durante la evolución de la planta. Este movimiento suele ser asociado con el reordenamiento o “scrambling” de genes. Los cromosomas de las plantas claramente son muy tolerantes de la variación estructural durante el transcurso de su historia. Aunque la mayoría de las copias de ADN parasítico son inactivas, muchos cultivos alimentarios, por ejemplo, soya, maíz y arroz, poseen copias activas de ADN móvil. Todos estos procesos evolutivos que dinámicamente cambian los cromosomas de las plantas generan una mayor novedad genética que introducir un solo rasgo nuevo por la ingeniería genética. La posible activación de un ADN móvil vegetal al insertar un transgen no presenta un riesgo nuevo para el alimento cuando la planta es GM, debido a que el cambio en los cromosomas ocurre en todo momento en el ADN de la planta de nuestro suministro de alimentos.  Las mutaciones también pueden afectar el reordenamiento del ADN cromosomático cuando las plantas se cultivan en el campo.  Se han encontrado semillas de soya cultivadas en el campo con un color alterado de  la flor causado por ADN móvil que se inserta en los genes que afectan la coloración de la flor. Cuando los híbridos de un cultivo nuevo se producen por métodos convencionales de mejoramiento, se crea una gran cantidad de modificación genética en las nuevas variedades híbridas cuando grupos totalmente nuevos de cromosomas se unen por la polinización cruzada. Todos estos procesos distintos que dinámicamente cambian los cromosomas generan una mayor novedad genética que la introducción de un solo rasgo nuevo por la ingeniería genética.

En los últimos 70 años, miles de nuevas variedades de alimentos han sido agregados al suministro de alimentos.  Los riesgos variados y altamente improbables como resultado del movimiento génico aleatorizado y activación de ADN parasítico que podría ser consecuencia de las técnicas usadas en el mejoramiento convencional, han sido probados en la práctica. Por más de 70 años, no se ha observado que una cantidad de variación genética teóricamente peligrosa cause ningún daño a los consumidores de dicho alimento.

Los argumentos que presenta La Ruleta Genética sobre la  posibilidad de efectos adversos de los transgenes que influencian el ADN móvil de la planta, no toman en cuenta la larga historia de mejoramiento de cultivos inocuos provenientes de plantas que están sujetas a un alto reordenamiento de ADN, el cual presenta riesgos teóricos similares.

Esta sección de La Ruleta Genética tampoco considera la protección contra efectos inesperados que brinda el detallado escrutinio de nuevas variedades durante el largo proceso del desarrollo y registro de semillas. Generalmente el proceso para que una variedad nueva de un cultivo genéticamente modificado llegue  a los consumidores toma 10 años.

Los cultivos transgénicos GM son cuidadosamente seleccionados para verificar que estén libres de algún cambio genético no intencionado y están sujetos a un extenso análisis de inocuidad por las agencias regulatorias. Por ende, cualquier probabilidad que el ADN móvil de una planta desarrolle algún cambio indeseable al cultivo se reduce enormemente por el proceso de mejoramiento, selección de la variedad y escrutinio regulatorio. No hay evidencia que estos riesgos hipotéticos hayan causado ningún daño a los seres humanos. El hecho que La Ruleta Genética solo especula sobre lo que pudiera ocurrir, se opaca por el testimonio actual de la inocuidad general del cruce de plantas. Vale recalcar que los análisis de Jeffrey Smith no han sido evaluados por la comunidad de expertos científicos y su testimonio en esta sección con respecto a los riesgos proviene de conocidos  activistas  anti-GM quienes, como Smith, ciegamente se proponen a obstaculizar la adopción de la tecnología GM.

1. Las plantas contienen varios elementos genéticos móviles que mueven dentro de sus genomas y causan mutaciones.

Cuando consumimos un alimento, estamos expuestos a una gran variedad de actividades aleatorizadas de ADN parasítico tal como los transposones (Adams y Wendel 2005, Jiang et al. 2004, Leitch y Leitch 2008, Morgante M et al., 2005, Wendel y Wessler 2000, Yamashita y Tahara 2006). Los estudios evaluados por la comunidad de expertos científicos han documentado plenamente el hecho que los cultivos de consumo común contienen numerosas copias de distintas secuencias de ADN móvil y el movimiento activo de este ADN ocurre en los cultivos alimenticios  (Jiang et al. 2003, Kalendar et al. 2000, Moon et al. 2006, Tsugane et al. 2006, Wendel y Wessler 2000; Zabala, Vodkin 2008).

2. ADN proveniente de virus se encuentran con frecuencia en los cromosomas de las plantas.

Los cromosomas de arroz no GM tienen varios fragmentos aleatorizados con el ADN de un virus denominado virus del baciliforme del tungro del arroz insertados de manera aleatoria. Este virus está relacionado al virus utilizado para brindar promotores para varios cultivos GM. Los fragmentos del ADN del virus se encuentran en el genoma de la papa. De igual manera, fragmentos del ADN del virus del rayado del banano (Banana Streak Virus) se encuentran en los cromosomas del banano. Existen inserciones adicionales de ADN de virus distribuidas entre los cromosomas de muchas otras plantas  (Gayral et al. 2008; Harper et al. 2002; Hansen et al. 2005; Staginnus, Richert-Pöggeler 2006; tal como se presentó en la Sección 2.5). Los promotores de estos fragmentos de virus presentan el mismo tipo de riesgo que los que imagina Smith para inserciones de ADN transgénicas. Pero no se ha relacionado ninguna consecuencia dañina  para los humanos con estas inserciones de ADN virales en los cromosomas de las plantas.

3. No se ha atribuido ningún efecto secundario por el movimiento génico móvil o inserción de ADN en cultivos de plantas.

El tipo de riesgo que Smith postula en esta sección, vinculada a la inserción transgénica, es un evento muy poco probable.  Actualmente, ya estamos expuestos, en nuestros  alimentos, a riesgos  genéticos similares de poca probabilidad, como consecuencia de varios virus e inserciones de ADN móvil que ocurren en cultivos no-GM. Este riesgo de fondo que presentan los alimentos actuales se desencadena por el movimiento continuo de ADN a nuevas ubicaciones en los cromosomas y por la gran cantidad de virus que entra en contacto con los cromosomas de plantas que se cultivan en las siembras de los agricultores. La  exposición de plantas a la radiación, que causa mutaciones, es un riesgo adicional a este riesgo de fondo. Si se compara este riesgo de fondo que presentan los cultivos no-GM en la actualidad, el riesgo que promueve La Ruleta Genética con respecto a cultivos GM es mínimo.

4. La Ruleta Genética sugiere que el estrés biológico y no-biológico que ocurre durante la creación de cultivos genéticamente manipulados podría desencadenar actividad de ADN móvil parasítica.

Los expertos científicos han reportado que se activa el ADN móvil desencadenado por el estrés biológico que presenta la polinización cruzada durante el mejoramiento convencional de trigo (Grandbastien 1998; Feldman , Levy 2005) y la polinización cruzada entre distintas especies que presentan un “shock al genoma” significativo, el cual expone los genomas de la planta a reordenamientos radicales incluyendo la activación del ADN móvil (Chen y Ni 2006). Smith también afirma que los cultivos de tejido usados para la ingeniería genética inducen el movimiento del ADN móvil dentro del ADN de la planta; no obstante, tal como presenta la Sección 2.2, los cultivos de tejido se usan con frecuencia en el mejoramiento convencional. Así que las personas ya están consumiendo alimentos que presentan este riesgo aunque eviten comer productos GM. La generación de los cultivos transgénicos no agregaría ningún riesgo adicional al riesgo de fondo que ya existe en los alimentos debido a la activación del ADN móvil parasítico. No hay evidencia de que estos riesgos hipoteticos causen daño a los seres humanos.

También vease:

2.2 El uso de cultivos de tejidos para cruzar plantas no es algo nuevo

Referencias

Adams KL and Wendel JF (2005). Novel patterns of gene expression in polyploid plants. Trends in Genetics 21(10):539- 543. Genes are silenced in hybrid plants but there is not a common or predictable pattern.

Chen ZJ and Ni Z (2006). Mechanisms of genome rearrangements and gene expression changes in plant polyploids. Review article. BioEssays 28:240-252.Newly created crosses between different plant species undergo numerous genetic changes.

Feldman M, Levy AA (2005). Allopolyploidy-a shaping force in the evolution of wheat genomes.

Cytogenet Genome Res 109(1–3): 250–258.Cereal hybridization is a stress that cause dramatic genome changes.

Gayral P et al. (2008). A single Banana streak virus integration event in the banana genome as the origin of infectious endogenous pararetrovirus. J Virol. 82(13):6697-710.

Grandbastien M-A (1998). Activation of plant retrotransposons under stress conditions. Trends Plant

Sci 3:181–187

Harper G et al. (2002). Review. Viral sequences integrated into plant genomes. Annual Review of Phytopathology 40:119–36. Numerous bits of viruses are found inside the chromosomes of plants that we eat.

Hansen CN, Harper G, Heslop-Harrison JS (2005). Characterisation of pararetrovirus-like sequences in the genome of potato (Solanum tuberosum. Cytogenet Genome Res. 110(1-4):559-65.

Jiang N, et al. (2003). An active DNA transposon family in rice. Nature 421:163–167. Mobile genes called mPing and Pong are active in rice.

Jiang N et al. (2004). Pack-MULE transposable elements mediate gene evolution in plants

Nature 431, 569-573. Mobile DNAs in rice carry fragments of more than 1000 cellular genes.

Kalendar R et al. (2000). Genome evolution of wild barley (Hordeum spontaneum) by BARE-1 retrotransposon dynamics in response to sharpe microclimate divergence. Proceedings of the National Academy of Sciences of the USA 97:6603-6607

Leitch AR and Leitch IJ (2008). Genome plasticity and the diversity of polyploid plants.

Science 320:481-483 The success of flowering plant is partly attributable to their highly plastic genomes which can withstand large scale changes in structure over just a few generations.

Morgante M et al. (2005). Gene duplication and exon shuffling by helitron-like transposons generate intraspecies diversity in maize. Nat Genet. 37(9):997-1002.

Moon S et al. (2006). Identification of active transposon dTok, a member of the hAT family, in rice. Plant Cell Physiol. 47(11):1473-83.

Staginnus C, Richert-Pöggeler KR (2006). Endogenous pararetroviruses: two-faced travelers in the plant genome. Trends Plant Sci. 11(10):485-91.

Staginnus C et al. (2007). Endogenous pararetroviral sequences in tomato (Solanum lycopersicum) and related species. BMC Plant Biol. 7:24.

Tsugane K, et al. (2006). An active DNA transposon nDart causing leaf variegation and mutable dwarfism and its related elements in rice. Plant J. 45(1):46-57.

Wendel JF and Wessler S (2000). Commentary.Retrotransposon-mediated genome evolution on a local ecological scale. Proceedings of the National Academy of Sciences of the USA 97:6250-6252

Yamashita H, Tahara M (2006). Plant Mol Biol. 61(1-2):79-94. A LINE-type retrotransposon active in meristem stem cells causes heritable transpositions in the sweet potato genome.

Zabala G, Vodkin L (2008). A putative autonomous 20.5 kb-CACTA transposon insertion in an F3′H allele identifies a new CACTA transposon subfamily in Glycine max. BMC Plant Biology. Research article Open Access www.biomedcentral.com/1471-2229/8/124 Soybeans harbour active mobile genes that insert disruptively and cause mutations.

La Ruleta Genética falsamente alega:

Las actividades de ingeniería genética activan el ADN móvil denominado transposones, los cuales generan mutaciones.

1. En el ADN de plantas, los elementos móviles llamados transposones se mueven de un lugar a otro y pueden causar mutaciones.

2. El proceso de obtener un cultivo de tejido utilizando la ingeniería genética activa los transposones y es un factor principal para las mutaciones genómicas resultantes.

3. Los transgenes en los cultivos GM comerciales tienden a insertarse cerca de los  transposones.

4. Esta inserción podría alterar la expresión transgénica.

Las plantas contienen muchas variedades distintas de ADN parasítico que suele aumentar al insertar una copia adicional de ellos mismos en nuevos sitios en los cromosomas. La Ruleta Genética alega que las interacciones de ADN genéticamente diseñado y recien introducido con la gran cantidad de parásitos móviles de ADN ya existentes podría tener efectos dañinos inesperados (Aunque el término científico correcto utilizado para la mayoría del ADN móvil es transposón, nos referiremos a los transposones utilizando términos descriptivos más fáciles de entender, tales como ADN móvil o parasítico.)

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*