2.8—Los alimentos tienen una gran cantidad de ARN novedoso


Muchas moléculas novedosas de ARN están presentes en nuestros alimentos y no causan ningún daño.

Vease alegatos falsos de la Ruleta Genética al final de la página.

Análisis de la comunidad experta científica

Se sabe que el ARN es un polímero que está involucrado en varios procesos celulares importantes. Cada célula tiene múltiples formas de ARN que transmiten mensajes desde los genes hasta la máquina de ensamblaje de proteínas y las cuales participan en la producción de proteínas. En los últimos años, se ha ampliado enormemente el entendimiento de un amplio rango de roles biológicos de los distintos tipos de ARN. Ahora se sabe que las moléculas de ARN, tales como los dsARN tienen un rol importante en regular el comportamiento de varios genes distintos en plantas y humanos.

La Ruleta Genética  considera la posibilidad de nuevas moléculas de dsARN en las plantas transgénicas como un peligro potencial. Pero el hecho de atribuir el riesgo al dsARN es un ejemplo de un análisis de riesgo prejuiciado.  Smith menciona los peligros potenciales de ARN en cultivos transgénicos sin hacer una evaluación de riesgo comparativo de riesgos similares que ya forman parte de las dietas alimentarias actuales. Smith no considera peligros similares que presentan las nuevas estructuras dsARN que surgen de mutaciones inducidas por radiación o por movimiento de parásitos de ADN, y tampoco menciona que actualmente consumimos una gran cantidad de dsARN. Dicho ARN es abundante en la soya, maíz, arroz y otras plantas.

Smith cita dos estudios como evidencia de los riesgos de dsARN que son, en realidad, buena evidencia del motivo por el cual el dsARN no presenta ningún peligro a los seres humanos. Probablemente hemos evolucionado a no ser influenciados por la presencia de dsARN en nuestra dieta. Finalmente, La Ruleta Genética ignora la realidad de laciencia moderna molecular. Los expertos científicos saben cómo crear inserciones que codifican dsRNA cuando son necesarios y también saben cómo evitar incluirlos en nuevas construcciones genéticas cuando son indeseables. De nuevo, Smith omite explicar los hechos y la ciencia básica correctamente.

1. El ARN se considera seguro para el consumo humano; los humanos comen hasta 1 gm/día del mismo.

Al especular sobre las moléculas de ARN, Jeffrey Smith no menciona que la mayoría de las formas de ARN son inestables y fácilmente degradables. Las enzimas que destruyen el ARN se encuentran en prácticamente  todo nuestro entorno; en nuestra saliva, estómagos, etc. El ARN es destruido fácilmente por los enzimas digestivos en el intestino (Carver, Walker 1995; Park et al. 2006).

2. Las plantas y como consecuencia, las dietas de los humanos y animales contienen una gran cantidad de moléculas dsARN  sin que se haya asociado efectos adversos con el consumo de dsARN en animales o humanos.

Smith no menciona en la Ruleta Genética que estamos continuamente expuestos a formas novedosas de ARN en nuestros alimentos. Se calcula que el 10% del ARN que consumimos es dsARN – cuya estructura corresponde exactamente a las estructuras de genes humanos. Sin embargo, nunca se han observado efectos dañinos (Carver y Walker 1995, Ivashuta et al. 2008, Lewin 2008).

3. Lo que es cierto para lombrices no es necesariamente cierto para ratones y humanos.

Smith cita estudios que demuestran que cuando una lombriz muy primitiva, C. elegans, se baña en una solución de  dsRNA o es alimentada con bacteria que contiene dsARN, el dsARN se extiende a lo largo del cuerpo sencillo de la lombriz. Este fenómeno se limita a algunos insectos, lombrices y plantas. El método  se ha probado repetidamente en animales más elevados y esto no sucede. De hecho,  aunque ha habido gran esperanza para un uso útil de dsARN en el ámbito médico, el problema principal ha sido que dsARN no se extiende a lo largo de tejido mamaliano y se ha comprobado como imposible de administrar  (Ver Wang y Barr 2005 May y Plasterk 2005).

4. Smith cita un ensayo en donde dsRNA se administra a ratones dentro de una bacteria patogénica de E. Coli. Este ensayo ayuda a comprobar que el dsARN en la dieta no presenta ningún peligro a la salud humana. Los científicos que realizaban el experimento (Xiang et al. 2001) intentaban diseñar una manera de introducir dsARN en las células mamalianas para superar la barrera de tener que administrar dsARN por la via oral a través de medicamentos. Se colocaron genes que codificaban moléculas de dsARN a bacteria patogénica E.coli y sabían que la bacteria iba a invadir las células gastrointestinales de los ratones y colocar el dsARN en esas células. El experimento fue un éxito. Pero lo que demuestra es que se necesita una bacteria patogénica desarrollada a propósito, que no ocurre naturalmente, para fungir como el caballo de Troya y llevar el dsARN a las células mamalianas. El hecho que alguien exprese que el dsARN puede entrar a nuestro cuerpo quiere decir que dicha persona no leyó o entendió el ensayo.

5. En la bacteria, la regulación de genes por ARN ocurre de una manera distinta a la manera en que ocurre en los humanos y otros organismos más elevados.

Esta sección de La Ruleta Genética afirma que “El silenciamiento instigado por el dsARN ocurre en organismos de todos los reinos biológicos”. El contexto de La Ruleta Genética crea una impresión engañosa que los mecanismos de interferencia de ARN utilizados por la bacteria es igual que en los humanos, cuando en realidad no es igual. De hecho, una de las referencias que cita Smith (Tchurikov et al. 2000) dice explícitamente que no se encontró interferencia de ARN en bacteria. Smith está confundido sobre los dos tipos de regulación de ARN – ARN antisentido en bacteria (eg Altuvia y Wagner 2000) versus ARN de interferencia que está confinada a los organismos eucariotas.

6. La Ruleta Genética pasa por alto el hecho que investigadores pueden fácilmente evitar el uso de secuencias que crearían nuevas moléculas dsARN.

 Smith no cita la literatura que describe la estructura básica de dsARN y los métodos que podrían usarse para insertar dsARN a las células. Los expertos han creado inserciones dsARN y por medio de ellos han logrado desactivar genes específicos en las plantas. Nuestra base de entendimiento de estructuras que forman dsARN nos permite no utilizar genes o secuencias de ADN que formarían moléculas de dsARN no deseadas.  La tecnología de punta demuestra que dsARNs se pueden crear si se desea o evitar si no es deseado en una planta GM nueva.

Referencias

Altuvia S and Wagner EGH (2000). Commentary: Switching on and off with RNA. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 97(18):9824–9826

Carver J, and Walker WA (1995). The role of nucleotides in human nutrition. The Journal of Nutritional Biochemistry 6: 58-72. Information on RNA in food and its digestion. Citizendium. RNA interference encyclopedia article. en.citizendium.org/wiki/RNA_interference, consultado el 19 de diciembre, 2008.

Ivashuta SI et al. (2008). Endogenous small RNAs in grain: semi-quantification and sequence homology to human and animal genes.

Food and Chemical Toxicology (2008), doi: 10.1016/j.fct.2008.11.025 . This paper is relevant to understanding speculated hazards of RNA molecules being present in foods. Similar RNAs are present both in maize and human cells.

Lewis BP, Burge CB, Bartel DP (2005). Conserved seed pairing, often flanked by adenosines, indicates that thousands of human genes are microRNA targets. Cell, 120:15-20.

Lewin B (2008). Genes VIII. Jones and Bartlett. www.ergito.com/ May RC and Plasterk RHA (2005). RNA interference spreading in C. elegans. Methods in Enzymology 392:308-315

Park NJ et al. (2006). Characterization of RNA in saliva.

Clinical Chemistry the 52:988-994. RNA is degraded in saliva.

Tabara H, Grishok A, Mello CC, (1998). RNAi in C. elegans: soaking in the genome sequence. Science 282:430-431.

Tchurikov NA (2000). Gene-specific silencing by expression of parallel complimentary RNA in Escherichia coli. Journal of Biological Chemistry 275(34)26523-26529.

Wang F and Barr MM (2005). RNA interference in Caenorhabditis elegans. Methods in Enzymology 392:36-55.

Xiang S et al. (2001). Short hairpin RNA–expressing bacteria elicit RNA interference in mammals. Nature Biotechnology 26(6):697-702.

La Ruleta Genética falsamente alega:

ARN novedoso podría ser dañino a los seres humanos y pasarse a los hijos.

1. Pequeñas secuencias de ARN podrían regular la expresión genética, generalmente por el silenciamiento génico

2. El ARN es estable, sobrevive la digestión y puede impactar la expresión génica en los mamíferos que lo ingieren.

3. El impacto puede traspasarse a las futuras generaciones.

4. La modificación genética presenta nuevas combinaciones  y mutaciones de ADN, lo que aumenta la probabilidad de que accidentalmente se produzca ARN regulatorio dañino.

La Ruleta Genética especula que las novedosas moléculas ARN de doble hebra (dsARN)  creadas por la ingeniería genética podrían ser dañinas.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*