3.1—La soya GM no es más alergénica que la soya convencional


Los expertos científicos aseguran que las semillas de soya GM no causan alergias.

Vease alegatos falsos de la Ruleta Genética al final de la página.

Análisis de la comunidad experta científica

Smith cuenta la anécdota sobre un alérgeno de nuez de Brasil que se transfirió a semillas de soya por medio de la ingeniería genética como prueba de que la tecnología GM podría usarse para transferir un alérgeno a un alimento. Para reforzar su caso, Smith argumenta que es difícil detectar cualquier alérgeno potencial debido a que si entre las muestras que toman los científicos,  toman muestras de suero de personas que no padecen alergia a la nuez de Brasil, pasarían por alto el alérgeno potencial.  En su afán por criticar los cultivos GM Smith parece no entender el tema o intencionalmente oculta el sentido verdadero del mismo.  Las personas que padecen alergia al nuez del Brasil, siempre son seleccionadas cuando se le realizan pruebas a los alérgenos de nuez del Brasil porque se sabe que tienen anticuerpos a esos alérgenos en su sangre, mientras que los sujetos normales no los tienen – así se comporta la alergia.  Smith también oculta el hecho que los investigadores pudieron detectar el problema potencial en las etapas tempranas de desarrollo. Nadie quiere consumir un alimento que causa alergia. Esta anécdota demuestra que, en efecto, existen métodos científicos robustos para garantizar que no ocurra. Smith debería contar este relato, más bien, como una historia de éxito científico con el fin de asegurar a los consumidores que los alimentos GM no causan alergias. También cabe mencionar que los investigadores evitan el uso de genes aislados de organismos a los cuales se sabe que los seres humanos son alérgicos.

1. Los desarrolladores entienden la necesidad de realizar pruebas de inocuidad.

Está bien establecido que casi todos los alérgenos en los alimentos son proteínas – y sabemos que las proteínas están codificadas por genes (Mills et al 2004). Como consecuencia, es obvio que si un gen se obtiene de una planta a la cual las personas son alérgicas, debe haber certeza que el alérgeno no se haya transferido. Cuando Pioneer empezó este proyecto, se sabía que la proteína que se seleccionó no era un alérgeno potencial. No obstante, les solicitaron a los alergólogos alimentarios que evaluaran la inocuidad de sus semillas de soya mejorada nutricionalmente (Nordlee et al. 1996). Es importante observar aquí que evaluar el potencial alergénico de un cultivo es un requisito en el proceso de evaluación pre-mercado (Lehrer y Bannon, 2005).

2. No es difícil determinar si una proteína es un alérgeno conocido.

 Los científicos pueden evaluar la secuencia de una proteína para determinar si se asemejan a un alérgeno conocido. Si una proteína proviene de una planta que causa alergias, o se asemeja a un alérgeno, los investigadores pueden testificar si anticuerpos alergénicos en las muestras de suero de personas alérgicas reaccionan con la proteína – si la proteína tiene una reacción positiva con anticuerpos asociados a alergia, se concluye que podría ser un alérgeno debido a que pueden ocurrir falso positivos. Los científicos también pueden realizar pruebas para determinar si hay presencia de anticuerpos en el suero alérgico que se fija a una proteína del mismo tamaño del alérgeno conocido. Esto da más evidencia ya que no es probable que otra proteína del mismo tamaño exacto de un resultado falso positivo. Se pueden realizar pruebas cutáneas en prick (SPT – Skin Prick Tests) para confirmar si la proteína da reacción en humanos. Estas son las mismas pruebas que realizan los expertos alimentarios en estos casos (Nordlee et al. 1996). Debido a que obtuvieron resultados positivos, le informaron al desarrollador, como una medida de precaución, que probablemente habían transferido un alérgeno a la semilla de soya que no había sido descrito anteriormente. Se  puede sacar la conclusión que los científicos han desarrollado métodos muy confiables para identificar alérgenos en los alimentos.

3. El desarrollador canceló el proyecto.

El propósito de realizar pruebas de inocuidad es confirmar la inocuidad para los consumidores (Lehrer y Bannon 2005; Goodman et al. 2008). En este caso, cuando fue obvio que la proteína fue transferida con un alérgeno potencial  (y recuerde que nadie había consumido estas semillas de soya o habían sufrido una reacción alérgica) se detuvo el proyecto. 

Las semillas de soya no pasaron la primera etapa de desarrollo; nunca fue enviada a los reguladores ni se intentó comercializarla. Esta es la forma en que las pruebas de inocuidad pre-mercado deben ayudar a los desarrolladores para asegurar que solo productos que se consideren tan seguros como cualquier otro alimento, lleguen al mercado. De hecho, ningún alimento GM ha causado alergia (Goodman et al. 2008). Irónicamente, aproximadamente 10 alimentos comunes causan más del 95% de todas las alergias alimentarias (Bannon y Lehrer 2005). No se requiere ninguna prueba pre-mercado para alimentos no-GM y tampoco se retiran del mercado si se determina que causan alergia.

4. El sistema de inocuidad pre-mercado protege al consumidor y al productor.

Las empresas no se benefician de vender productos defectuosos que enferman a los consumidores y, por su parte, los consumidores no quieren productos defectuosos. La evaluación de inocuidad pre-mercado que se aplica a los cultivos GM, pero no a cultivos convencionales o productos orgánicos no tiene dificultades en detectar las alergias conocidas asociadas con alimentos.

Referencias

Goodman RES, Vieths S, Sampson HA, Hill D, Ebisawa M, Taylor SL and van Ree, R (2008). Allergenicity assessment of genetically modified crops: what makes sense? Nat. Biotech. 26:73-81.

Lehrer SB and Bannon GA (2005). Risks of allergic reactions to biotech proteins in foods: perception and reality. Allergy, 60: 559–564

Mills ENC, Jenkins JA, Alcocer MJC and Shewry PR (2004). Structural, biological, and evolutionary relationships of plant food allergens sensitizing via the gastrointestinal tract. Critical Reviews in Food Science and Nutrition, 44:379–407

Nordlee JA, Taylor SL, Townsend JA, Thomas LA and Bush RK (1996). Identification of a Brazil-nut allergen in transgenic soybeans. N. Engl. J. Med., 334:688–92.

La Ruleta Genética falsamente alega:

Un gen de nuez de Brasil portó alergias a las semillas de soya

1. Un gen de nuez de Brasil fue insertado en semillas de soya.

2. Cuando las pruebas comprobaron que las personas alérgicas a las nueces de Brasil reaccionarían a la soya GM, el proyecto se canceló

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*